El titular del radicalismo, Ernesto Sanz, negó que la alianza se haya disuelto tras el alejamiento de la Coalición Cívica y no descartó un reencuentro. El socialista Hermes Binner se mostró conciliador y dijo que “aún hay márgenes para limar asperezas”.

El presidente del radicalismo, Ernesto Sanz, negó que el Acuerdo Cívico y Social se haya disuelto tras la salida de la Coalición Cívica que conduce Elisa Carrió y aseguró que la alianza que integra mirará hacia adelante sin prestarles atención a “peleas menores”. “Cada uno tiene derecho a construir con quien se sienta más cómodo. Lo que no se puede es estar detenido en cuestiones accesorias, menores”, lanzó Sanz, que no ocultó su disgusto con el alejamiento de la chaqueña. El socialista Hermes Binner eligió la cautela y opinó que “aún hay márgenes para limar asperezas”.

Sanz se negó a analizar la carta que Carrió envió el jueves a sus socios más cercanos. “Esos dichos suponen que quiere tomar otro camino y construir desde otro lugar y con otra gente. Tiene su derecho”, opinó. El titular de la UCR admitió que si el año que viene “se diera un nuevo debate y se encontraran más coincidencias que diferencias se podría compartir el espacio”, pero aseguró que mientras tanto su partido seguirá trabajando como siempre, pero sin ella. “Nosotros vamos a seguir”, dijo.

Ricardo Alfonsín lamentó la salida de la diputada a poco más de un año de la formación del ACyS “porque la construcción de ese espacio político había sido atendiendo una demanda de la sociedad”. “Tomé la decisión de Lilita con mucha pena y con mucha preocupación”, expresó. La decisión de Carrió, dijo, “complica la posibilidad de que se concrete la ilusión de una alianza en el radicalismo y con el socialismo, siendo fuerzas afines”.

En declaraciones radiales, el bonaerense expresó su enojo porque la chaqueña haya hecho pública su decisión “a través de los medios de comunicación, en vez de hacerlo a través del diálogo con las fuerzas políticas”. En su entorno confirmaron que Alfonsín, de buena relación con Carrió, no se volvió a contactar con ella luego del anuncio y dieron por descartado que las conversaciones entre ambos estarán congeladas por un tiempo.

“Ricardito” apeló a la responsabilidad de la líder de la CC para que su decisión no afecte la unidad opositora en el Congreso. El radical advirtió que “una fractura en el Parlamento de las fuerzas de la oposición le haría mucho daño al país y a un sector de la sociedad que necesita de ciertos acuerdos parlamentarios para ir corrigiendo ciertas situaciones”. Fiel a su estilo, el precandidato finalizó con un tono conciliador. “Lo importante es lo que nos une”, dijo, y aseguró que en los próximos meses pondrá “todo el esfuerzo para fortalecer el Acuerdo Cívico y Social”.

El gobernador santafesino Hermes Binner también fue cauteloso y opinó que leyendo la carta de la líder de la CC “no da la sensación de que sea tan claro que se quiera ir” del ACyS. “La carta de Carrió no es tajante”, sostuvo el socialista, y dijo que si hay situaciones que a la diputada no le gustan “habrá que ver de qué manera podemos tratar de dialogar y entenderlo”. “Aún hay margen para limar asperezas”, se entusiasmó.

Quien más minimizó el impacto de la salida de la chaqueña fue el diputado Ricardo Gil Lavedra, que la interpretó como “un encontronazo transitorio y pasajero”. El dirigente, uno de los radicales que estuvo en el encuentro con Carrió el jueves por la mañana, dijo tener “grandes esperanzas de que en las elecciones del año que viene la Coalición Cívica esté caminando junto a nosotros”.

Pero las críticas continuaron. El cobista Daniel Katz dijo que era “totalmente injusto” que Carrió plantee que ciertos radicales sean “responsables de los fracasos del pasado, como si a ella la hubiera puesto una cigüeña en su lugar en la política argentina”. El senador socialista Rubén Giustiniani consideró, en tanto, que la salida de Carrió “expresa una disputa de liderazgos que no es conveniente”. En el mismo sentido, la titular del GEN, Margarita Stolbizer, pidió “dejar los personalismos”. “Estamos trabajando para que la opción no se dispare por derecha”, lanzó.

Desde el lado de la CC, la senadora María Eugenia Estenssoro sostuvo que el alejamiento de su espacio puede ser temporal. “Es mejor que la Coalición, dentro del Acuerdo, dé un paso al costado, espero que temporariamente, hasta que en el radicalismo quede más claro quién está conduciendo este proceso”, dijo la legisladora, que aseguró que los integrantes de la Coalición Cívica no quieren “quedar en el medio de una interna del radicalismo”. Para Estenssoro, el espacio que lidera Carrió sólo volverá al armado del ACyS si se impone “un radicalismo renovado”.

Anuncios