En la inauguración de la 125º exposición Rural, Hugo Biolcati brindó un violento discurso ante la mirada de aprobación dede Mauricio Macri, Eduardo Duhalde, Adolfo Rodríguez Saá y Francisco De Narváez. Buzzi se apuró a justificar: “No fue un discurso gorila”.

La oposición al Gobierno Nacional estuvo presente, codo a codo, en la inauguración de la exposición de la Sociedad Rural Argentina, entidad agrícola que apoyó sin cuestionamientos la dictadura militar y que manejó la economía en ese período de la mano de José Alfredo Martínez de Hoz.

Allí, su títular, Hugo Biolcati pronunció un violento discurso contra el Gobierno Nacional ante la complaciente mirada de sus acólitos: Macri, De Narváez, Rodríguez Saá, Duhalde, Patricia Bullrich e incluso Eduardo Buzzi, títular de la Federación Agraria.

“La verdadera democracia es el reconocimiento del otro, de su opinión, de su voluntad expresada en las urnas” y “en 2008, ante su primera derrota política, el gobierno declaró la guerra sin cuartel a los que identificó responsables de su fracaso: el campo y los medios de comunicación”, disparó Biolcati quien parece haber olvidado que fue su entidad la que cortó las rutas de todo el país generando violencia, derramando miles de litros de leche y desabasteciendo a centros urbanos; lo que aumentó el precio de los alimentos perjudicando a los sectores más vulnerables.

La Sociedad Rural impulsó históricamente un modelo económico de exclusión, dedicado en su integridad a la producción agropecuaria. Así, la casta de productores buscó conservar su poder económico y político; a eso se debe su constante oposición al fomento industrial ya que el surgimiento de un capitalismo nacional que pueda disputarle su histórica influencia sobre la clase política es un poderoso obstáculo.

Tras el dicurso de Biolcati, la oposición salió en cadena nacional por los medios hegemónicos para elogiar al títular de la Sociedad Rural. Incluso Eduardo Buzzi, quién lo había criticado, se apuró a justificar lo que había sido un discurso agresivo, lejano al consenso que, sólo en términos discursivos, propone la oposición: “Fue un discurso duro pero no gorila”, consideró el títular de la Federación Agraria.

En la fila opositores que esperan ser bendecidos por la Sociedad Rural desfilaron Patricia Bullrich, Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Francisco De Narváez, entre otros. Casi todos se apuraron a asegurar que eliminarían en su totalidad las retenciones, elemento impositivo que permite pagar, entre otras cosas, la asignación Universal Por Hijo, los aumentos jubilatorios y toda una serie de beneficios sociales que favorecen a los sectores más vulnerables. Al mismo tiempo, pidieron más ganancias para “el campo”; reclamaron la apertura “urgente” de las exportaciones.

Medidas como el recorte de las retenciones, disminuiría la asistencia social, y si al mismo tiempo se abre en forma indiscriminada la exportación, aumentarían los precios internos para igualar el monto que se paga en el exterior; ese es el plan: menos ingresos para los sectores populares, precios más altos, y más ganancias para los más poderosos.

Ese es el modelo de la Sociedad Rural que se impuso a sangre y fuego en 1976 con la llegada de la dictadura militar.

Biolcati también criticó con vehemencia la corrupción, pero olvidó que entre quienes lo aplaudían estaba Mauricio Macri, procesado por la Justicia por asociación ilícita, a quién no le dedicó un solo párrafo.

Anuncios