La revolucionaria medida tomada por Cristina Fernández de Kirchner en función de necesidad de nacionalizar la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales, en medio de demanda internacional (política de hidrocarburos) lleva -inexorablemente- al intelectual precursor del peronismo, Raúl Scalabrini Ortiz

En mayo del´58 su prédica llevaba más de tres décadas en torno al pensamiento nacional, fundador de Forja (Fuerza Orientación Radical Joven Argentina) en el´35 junto a otro notable como Arturo Jauretche, escribió en el prólogo de la memorable “Historia de los Ferrocarriles Argentinos”, lo siguiente:

“La obra de recuperación económica e independencia integral es la gran tarea cuyo perfeccionamiento el pueblo argentino está esperando”, decía en pleno régimen del gobierno golpista de la llamada “Revolución Libertadora” de Pedro Aramburu e Isaac Rojas, quiénes destituyeron en golpe interno al general Eduardo Lonardi.

“El deseo fervoroso es de los ciudadanos que no están vinculados al capitalismo financiero”, añadía. Y hacía referencia a las empresa de servicios públicos cuando son socavadas y puestas al servicio de intereses extranjeros. La década infame había signado la política nacional y el mundo vivía la influencia capitalista de EE.UU.

Los historiadores de la izquierda nacional Jorge Abelardo Ramos, Jorge Enea Spilimbergo y el siempre vigente Norberto Galasso, coincidieron en la “idea de una construcción política a partir del pensamiento nacional”, decían. Entretanto, cuando se relee a Raúl Scalabrini Ortiz se encuentra hasta un párrafo remitido a la “prensa canalla”:

“Tampoco perturbados por la prédica insidiosa y malsana del periodismo que tiene a su servicio y que sólo aspiran a sobrevivirse a sí mismos en la grandeza anónima de la obra gigantesca que nos ha tocado en suerte acometer a los hombres y mujeres de esta generación”, concluía.

Mucho antes, Juan José Castelli sostenía: “La revolución sólo se hace con revolucionarios”. todo parece que fue ayer.

Anuncios