cgt
En la CGT que lidera Antonio Caló el ejercicio del diálogo se abre hacia dos frentes. El primero ante la posibilidad del cónclave con empresarios y el Gobierno y con similar intensidad en toda la estructura interna de esa central. Ayer se confirmó que en el plenario de secretarios generales que se realizará el 10 de abril en el teatro Premier de La Fraternidad, se analizará el documento sobre la realidad del movimiento obrero.
Al menos dos sectores plantearon su postura sobre ese paper, están los que hablan de “consensuarlo” y los que exigen “someterlo a votación”. El documento iba a ser difundido semanas atrás pero al igual que el plenario tuvo varias postergaciones, la primera de ellas por el fallecimiento del ex presidente de Venezuela Hugo Chávez. Al velatorio del mandatario asistieron algunos popes cegetistas. Antes, como publicó BAE, ya había trascendido el malestar del Gobierno por la postura crítica de la CGT y luego la elección de Jorge Bergoglio como Papa marcó otro compás de espera para el debate de la central.
La charla que la mesa chica “ampliada” de la CGT mantuvo con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, agregó fricciones. Algunos de los sindicatos que no participaron del encuentro en la sede de Taxistas se molestaron. Ni siquiera la posibilidad del diálogo social con los empresarios y el Gobierno mermó el malestar. “La mesa chica se equivocó y no es posible que no se tenga en cuenta al resto de los secretarios generales”, reseñó un dirigente. Otra fuente sindical le comentó a este diario: “estamos con este proyecto de Gobierno y respaldamos el modelo, pero tampoco somos sumisos para aceptar lo que defina un grupo, hay una discusión pendiente”. El texto del documento tiene como ejes la preocupación por los aumentos de precios, los fondos de obras sociales, asignaciones familiares y la modificación del 20% en el Mínimo No Imponible y propicia “la profundización del diálogo social”. La conveniencia o no de colocarlo en escena divide las aguas y esa pulseada continúa. Con respecto a las paritarias por plazo extendido, el titular de La Fraternidad Omar Maturano le dijo a este diario que “los gremios ferroviarios no pensamos en acuerdo por 18 meses”.
Conciliación
El Ministerio de Trabajo dictó anoche la conciliación obligatoria por 15 días a partir de mañana en el conflicto que, por reclamos salariales, mantienen las empresas de energía y las contratistas y el Sindicato de Luz y Fuerza de la Capital Federal. El gremio que lidera Oscar Lescano había anunciado un paro por 24 horas para mañana.

Anuncios