• CONFIRMAN VIAJE AL VATICANO POR LA CANONIZACIÓN DEL CURA BROCHERO
Lima, Río de Janeiro, Roma y Hangzhou serán los próximos destinos del Presidente. Tracciona peronismo a un año de las elecciones legislativas.

Por: Rudman Ezequiel

 

En el balcón. De raíz peronista, Jorge Bergoglio le concedió audiencia a Mauricio Macri en el Vaticano en el Día de la Lealtad.
Mauricio Macri y el papa Francisco se mostrarán juntos en el Día de la Lealtad peronista el próximo 17 de cotubre en el Vaticano. La confirmación de la audiencia bilateral que mantendrá el Presidente con el santo padre llegó ayer a Casa Rosada y el Gobierno nacional ya comenzó a trabajar en la comitiva de gobernadores PJ que acompañarán a Macri a la Santa Sede para celebrar la canonización del cura argentino José Gabriel Brochero.

Después de un inicio complicado en la relación con Francisco, incluida la suspensión de un partido de fútbol en La Plata para lanzar el programa vaticano de Scholas Ocurrentes, Macri apuesta a encarrilar el vínculo bilateral después de una efímera audiencia de 22 minutos en febrero. La fecha otorgada por Francisco al Gobierno nacional no pasa inadvertida: se trata de un nuevo aniversario del Día de la Lealtad peronista, una oportunidad perfecta para que Cambiemos traccione apoyo no sólo de gobernadores sino también de la liga de intendentes enrolados en el pacto San Antonio de Padua que encabezan el jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez, y de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini.

El pacto de San Antonio de Padua consiste en la firma de una serie de políticas públicas, que incluyen el combate del narcotráfico, la prevención de la drogadependencia, la lucha contra el hambre, el combate contra la violencia de género, la defensa de la familia y rechazo al aborto, el impulso de las energías renovables y combate de la pobreza, de acuerdo con la encíclica papal Laudato Si. La liga de intendentes peronistas que adhieren a este “pacto” incluye a Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Verónica Magario (La Matanza) y Juan Zabaleta (Hurlingham). Hoy María Eugenia Vidal recibirá en la gobernación bonaerense a Zabaleta, luego del atentado a balazos contra el secretario de seguridad del municipio, con amenazas narco incluidas.

La foto Francisco-Macri del próximo 17 de octubre no sólo rebotará entre los intendentes peronistas. Macri llevaría al Vaticano a gobernadores del PJ viculados a la beatificación del cura Brochero como Juan Schiaretti, aliado de Sergio Massa y encargado del mantenimiento de la villa Cura Brochero en su provincia.

El viaje se producirá, además, justo cuando falte un año para las próximas elecciones legislativas nacionales. La Casa Rosada explora un “Pacto del Bicentenario” con gobernadores peronistas para presentar listas de unidad en aquellas provincias donde Cambiemos, más específicamente el PRO, no cuenta con estructura propia. Allí figuran Salta, San Juan, San Luis, Misiones, Tierra del Fuego, San Juan, Córdoba, Chubut o Santiago del Estero. El esquema suma tensión con los socios de la UCR, partido que ve peligrar su presencia en el gabinete nacional ya que sus tres ministros tienen destino electoral el año próximo. Ricardo Buryaile (Agroindustria) encabezaría la boleta en Formosa, Julio Martínez (Defensa) en La Rioja y José Cano (Plan Belgrano) en Tucumán.

El próximo destino internacional de Macri será Perú, el próximo jueves. Se reunirá con el nuevo presidente Pedro Pablo Kuczynski para explorar avances en la integración y el comercio internacional en el marco de la denominada Alianza del Pacífico. En septiembre, un mes antes de ir al Vaticano, participará en la cumbre del G-20 en China. Luego viajará a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en agosto, y el 4 y 5 de septiembre participará de la cumbre del G-20 en Hangzhou, China.

La gira por el Vaticano incluirá una parada previa en Roma, donde Macri tiene previsto arribar el viernes 14 de octubre para participar de la celebración oficial del Día Mundial de la Alimentación en la sede de la FAO (el organismo de la ONU dedicado a alimentos y agricultura). El domingo 16 de octubre será la ceremonia de canonización del cura Brochero, conocido como el “cura gaucho”, que será realizada por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, en la Basílica de San Pedro. Al día siguiente, y aunque aún resta ultimar detalles, Macri tiene previsto mantener una audiencia privada con Francisco, y que será la segunda en ocho meses, ya que ambos se reunieron en febrero pasado, en un encuentro que disparó todo tipo de especulaciones por la actitud visiblemente distante del jefe del Estado Vaticano.

Sin embargo, días pasados, el Papa dijo en un reportaje que consideraba a Macri “una persona noble” con quien “no” tenía “ningún problema” y ponderó la gestión de los ministros Esteban Bullrich (Educación) y Carolina Stanley (Desarrollo Social), dos precandidatos bonaerenses de Cambiemos para 2017, dichos que neutralizaron las especulaciones sobre las rispideces entre ambos jefes de Estado luego de que el Vaticano rechazara una donación de $16.666.000 millones.

Anuncios